Estos errores para cuidar la piel grasa son más comunes de lo que piensas...

junio 12, 2019

Estos errores para cuidar la piel grasa son más comunes de lo que piensas...

El tipo de piel que más odiamos (en general) es la piel grasa, sobretodo por la tendencia que tiene al acné que sí, es MUY molesto e incómodo tener. El problema de la piel grasa es que no siempre sabemos cómo controlarla, hay muchos mitos y tabúes alrededor del cuidado de este tipo de piel que nos llevan a empeorarla en vez de mejorarla.

Primero lo primero, ¿qué es la piel grasa? Tal cual, la piel grasa es el tipo de piel que produce en exceso el sebo. Sí, puede sonar medio fea la palabra, pero no hay que tenerle ni miedo ni asco! El sebo y los aceites naturales que contiene ayudan a proteger la piel y mantenerla hidratada y humectada. Parece irónico pero el sebo es parte esencial para promover la salud de la piel. El problema en la piel grasa es simplemente el exceso del sebo. Esta sustancia es tan rica en nutrientes y propiedades que desafortunadamente, las bacterias la aman! Por eso, la piel grasa tiene tendencia al acné, que se produce por la suciedad en los poros y las bacterias contenidas en ellos (por el sebo).

Ahora bien, ¿por qué está tan relacionada la piel grasa con el acné? Tomando en cuenta que el sebo es una sustancia buena, el problema está en que es tan rico en propiedades y nutrientes que las bacterias lo AMAN, y la acumulación de bacterias en los poros es lo que lleva a la producción de acné.

CÓMO TRATAMOS LA PIEL GRASA

Ya sabemos qué es y por qué es así. Ahora necesitamos delimitar los productos y acciones que debemos de tener para cuidarla y protegerla. Lo más importante en el cuidado de la piel grasa, y un error MUY común, es limpiarla demasiado. Tenemos la percepción de sentir los poros sucios y que matar las bacterias = lavar la cara 3 o más veces al día. Al hacer esto, lo único que vamos a lograr es llevar a la piel a un estado de shock en el que percibe que “estamos quitándole todos los aceites naturales” por lo que el resultado va a ser aún más producción de estos aceites. O sea, sólo propiciamos más producción de grasa y promovemos que haya aún más acné y brillo en la piel.

Lo ideal es sí limpiar la piel pero máximo DOS veces por día y con productos que no sean muy abrasivos. Un jabón neutro es más que suficiente. Complementa con una rutina especial para piel grasa y/o acné.

Si te maquillas, procura lavar tus esponjas o brochas al menos una vez por semana. Muchas de las bacterias de nuestro rostro se quedan acumuladas ahí, por lo que si estás en proceso de limpiar tu piel y utilizas materiales contaminados, vas a perder todo el avance.

Obvio nosotras recomendamos el Kit Adiós Acné que tiene TODO lo básico para una rutina COMPLETA para controlar la producción de grasa en la piel y combatir el odioso acné (te dejo el link aquí por si quieres checarlo a detalle). Pero lo que si es ideal buscar siempre en tu rutina o en los productos que vayas a aplicar a tu piel es: evitar ingredientes como alcohol y fragancias, que pueden lastimar mucho la piel. Mejor busca ingredientes naturales y para pieles sensibles.


MITOS DE LA PIEL GRASA QUE TENEMOS QUE OLVIDAR


No, que tengamos exceso de sebo en nuestra piel NO es indicador de que está hidratada. Una cosa es la hidratación y una muy distinta es la humectación. Los aceites naturales de la piel se encargan de humectar, pero cuando tenemos exceso de humectación, olvidamos fijarnos en la hidratación y nos enfocamos en eliminar o disminuir en la mayor cantidad posible la grasita. Lo que causamos al hacer esto es deshidratar la piel, lo cual hace que las glándulas entren en shock y “necesiten” más humectación para compensar la falta de sebo.

Entonces, el chiste es balancear. Hidratemos la piel tanto de adentro (tomando agua) pero también desde afuera, con un tónico hidratante y productos como un aceite que regule el sebo y también humecte. Así podemos encontrar el balance perfecto.

Y aprovechemos la época en la que estamos! No le tengamos miedo a ese “glow” natural, al contrario, aprovechémoslo! Recuerda que ese brillo de la piel es un signo de piel sana, no de piel dañada ni maltratada.

Los 5 pasos IMPORTANTÍSIMOS para conocer la piel grasa  y tratarla son:

  1. Evalúa tu tipo de piel. Parece fácil, pero es el paso más importante. La piel cambia con la edad, hormonas, etc! No siempre tenemos el mismo tipo de piel.
  2. Identifica los productos que has utilizado para el cuidado de la piel y sus ingredientes, porque son CLAVE para el rendimiento de la piel.
  3. Ten paciencia para ver resultados.
  4. Hidrata y humecta.
  5. Aprecia el glow natural de tu piel.

Si quieres ver toda esta información pero a mucho más detalle y más fácil de entender, por si te mareaste un poco con mis explicaciones, te dejo este video. ¡Seguro que te saca de todas tus dudas!

 




Dejar un comentario